Superman y Superwoman también tienen derecho a pedir ayuda. 

¿Os acordáis cuando éramos pequeños y todos teníamos un héroe favorito?

Cuando somos adultos transformamos esa figura de héroes.

 

¿Os suena esa persona que siempre es la fuerte, que siempre es el centro de las llamadas de sus amigos para pedir ayuda?.

Ese que siempre escucha:

 

«Bueno pero tú puedes con todo»

«Tí siempre estás bien»

«Tú siempre te levantas»

 

Esa persona podéis ser cada uno de vosotros.

Pero a veces la capa pesa y se nos olvida recordar que también ellos tenían derecho a pedir ayuda. 

 

De hecho, nunca hubo héroe sin un gran compañero.

A veces nos toca ser héroes y a veces, compañeros.

 

Y eso significa que tenemos derecho a decir: «hoy no puedo»

Porque, además, es posible que algunos de los que estéis leyendo esto tengáis también algún tema personal como rupturas recientes, echar de menos a alguien…etc. 

Si es así, tenéis la variable extra de tener a la cabeza y al corazón haciendo de las suyas y dando brincos por dentro en modo de cuestionamientos, reproches, lágrimas, dudas… Aunque esto no sea de vida o muerte, puede hacer que la estancia en casa se más complicada. 

Recordad, que pedir ayuda es invertir en tí. E invertir en tí es una inversión que nunca dará pérdidas.

 

A veces, necesitamos colgar la capa, para dejar de sonreír por fuera y empezar a sonreír por dentro.

 

¡Ánimo héroes!